En abril del 2010 empezábamos a hablar del XMRV , su probable asociación con el síndrome de fatiga crónica y su posible transmisión asociada a la transfusión de componentes sanguíneos.

Han pasado poco más de 2 años desde la publicación del artículo original en Science  y ante la imposibilidad de reproducir los mismos resultados por otros equipos de investigadores,  la aparición de evidencia de una  contaminación en los laboratorios y en los reactivos por el XMRV , incluso la  manipulación de ilustraciones  del trabajo, han llevado a la revista Science a la retracción y retirada del polémico artículo:

“Teniendo en cuenta todas estas cuestiones, Science ha perdido la confianza en el Trabajo y en la validez de sus conclusiones. Tomamos nota de que la mayoría de los autores están de acuerdo, en un principio, en retirar el Trabajo, pero no han podido llegar a un acuerdo en la redacción de su declaración.   Science opina que una retractación firmada por todos los autores es poco probable que se consiga. Estamos redactando el Informe de retracción. Lamentamos el tiempo y los recursos que la comunidad científica ha dedicado en los intentos fallidos de reproducir estos resultados.”

Otras circunstancias, como el despido e incluso la detención de la investigadora principal, por apropiarse, y devolver más tarde, los cuadernos de notas tras el despido, han contribuido a añadir “morbo” al polémico estudio.

El pasado  octubre del 2011, en el congreso de la American Asociation of Blood Banks (AABB), se hizo público un estudio, de la American Red Cross, tanto en donantes de sangre como en pacientes diagnosticados de síndrome de fatiga crónica, en la que no se pudo demostrar la transmisión, a través de la transfusión de los componentes sanguíneos, del virus XMRV.

Mientras, los pacientes afectos de síndrome de fatiga crónica han perdido una esperanza para ponerle nombre y apellidos al origen de su enfermedad.

Adenda:

Hoy, 26 de diciembre, los autores de otro artículo , publicado en agosto de 2010 en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS),  en que se ligaba el XMRV en pacientes con  síndrome de fatiga crónica y donantes de sangre, también se retractaban.

Más sobre el XMRV

02/07/2010

La revista Retrovirology publicó ayer los resultados de un trabajo dirigido por Switzer, WM et al., vinculado a los Centers for Desease Control and Prevention (CDC),  sobre la posible relación entre la infección por el virus xenotrópico relacionado con el virus de la leucemia murina (XMRV) y el síndrome de fatiga crónica (SFC/EM). Sus conclusiones son categóricas: no se han encontrado pruebas de infección por XMRV en la población estudiada estadounidense con SFC/EM ni en los controles sanos, tanto por serología como por biología molecular.  Los análisis se han realizado en el CDC, en el Instituto Robert Koch de Alemania y en el Blood Systems Research Institute de San Francisco.


BIBLIOGRAFÍA

  1. Switzer WM, Jia H, Hohn O, Zheng H, et al. Absence of evidence of Xenotropic Murine Leukemia Virus-related virus infection in persons with Chronic Fatigue Syndrome and healthy controls in the United States. Retrovirology 2010, 7:57 doi:10.1186/1742-4690-7-57

XMRV y AABB

20/06/2010

XMRVXMRVXMRV

XMRVXMRVXMRVLa American Asociation of Blood Banks (AABB), en su boletín del pasado 18 de junio, recomienda, como medida cautelar  y hasta disponer de datos más  concluyentes, que las personas diagnosticadas de SFC/EM no den sangre. No obstante reitera que se trata de una recomendación y que no existe una regulación explícita en EE.UU. que excluya a ese tipo de donantes.

XMRV y transfusión

08/04/2010

Otro personaje inesperado se ha colado en el mundo de la transfusión de componentes sanguíneos. Se trata de un retrovirus, del género gammaretrovirus: el virus xenotrópico relacionado con el virus de la leucemia murina (XMRV).Aislado por primera vez en humanos en el año 2006 y concretamente en tejido prostático neoplásico [1], se ha vinculado, con posterioridad, al llamado síndrome de fatiga crónica (SFC/EM), desde que en el 2009 un grupo de investigación americano, en un artículo publicado en Science [2], lo hallara en el 67% de pacientes afectos de ese síndrome, y con el cáncer de próstata agresivo [3], desde que en otro artículo, otro grupo también americano,  lo identificara en el tejido tumoral prostático en el 27% de los pacientes estudiados.Por el contrario tres artículos recientes de grupos europeos, no han encontrado el virus XMRV en pacientes diagnosticados de SFC/EM [4] [5] [6]. La prevalencia de XMRV en el cáncer de próstata en Europa es incierta: mientras un grupo alemán registra la presencia de XMRV en tejido próstatico humano [7],  otro no la detecta [8].Hoy por hoy si la asociación de el XMRV con esas dos patologías es causal o está influida por la variabilidad geográfica de la prevalencia del virus o una mayor susceptibilidad a la infección viral en determinados individuos, se desconoce.Como también se desconoce la prevalencia de la posible infección en humanos, así como la via de transmisión. Por ahora, el riesgo de transmisión viral por transfusión es teórico, si bien otros retrovirus (VIH y HTLV) sí que lo son claramente por vía sanguinea.En EE.UU. la repercusión mediática es importante, habiéndose creado un grupo de trabajo sobre el virus XMRV y su implicación  en la donación y transfusión en la American Association of Blood Banks. De momento no han emitido ninguna recomendación especifica que descarte la donación de las personas con enfermedades potencialmente asociadas con la infección por el XMRV. Mientras, en Canadá, el Canadian Blood Services, sí que ha decidido excluir de la donación a aquellos donantes que han sido diagnosticados de SFC/EM.En España, el Grupo de Trabajo sobre Enfermedades Transmisibles por Transfusión de la Sociedad Española de Transfusión y Terapia Celular emitió un claro comunicado sobre el XMRV y el SFC/EM, no contraindicando la donación.BIBLIOGRAFÍA

  1. Urisman A, Molinaro RJ, Fischer N, Plummer SJ, et al. Identification of a novel Gammaretrovirus in prostate tumors of patients homozygous for R462Q RNASEL variant. PLoS Pathog. 2006 Mar;2(3):e25.
  2. Lombarda VC, Ruscetti FW, Das Gupta J et al. Detection of an infectious retrovirus, XMRV, in blood cells of patients with chronic fatigue syndrome. Science 2009; 326: 530-531.
  3. Schlaberg R, Choe DJ, Brown KR, et al. XMRV is present in malignant prostatic epithelium and is associated with prostate cancer, especially high-grade tumors. Proc Natl Acad Sci U S A. 2009;106:16351-16361.
  4. Erlwein O, Kaye S, McClure MO, Weber J, Wills G, et al. Failure to detect the novel retrovirus XMRV in chronic fatigue syndrome. PLoS One 5 2010: e8519.
  5. Groom HCT, Boucherit VC, Makinson K, Randal E, Baptista S, et al. (2010) Absence of xenotropic murine leukaemia virus-related virus in UK patients with chronic fatigue syndrome. Retrovirology 7: 10.1186/1742-4690-1187-1110.
  6. van Kuppeveld FJ, Jong AS, Lanke KH, Verhaegh GW, Melchers WJ, et al. (2010) Prevalence of xenotropic murine leukaemia virus-related virus in patients with chronic fatigue syndrome in the Netherlands: retrospective analysis of samples from an established cohort. BMJ 340: c1018.
  7. Fischer N, Hellwinkel O, Schulz C, Chun FK, Huland H, et al. (2008) Prevalence of human gammaretrovirus XMRV in sporadic prostate cancer. J Clin Virol 43: 277–283.
  8. Hohn O, Krause H, Barbarotto P, Niederstadt L, Beimforde N, et al. (2009) Lack of evidence for xenotropic murine leukemia virus-related virus(XMRV) in German prostate cancer patients. Retrovirology 6: 92.

 

El pasado 5 de mayo el Comité de Expertos en Seguridad Transfusional del Ministerio de Sanidad y Política Social publicó el acuerdo con las recomendaciones frente a una posible extensión de la nueva gripe y la posibilidad de que aquella pudiera comprometer el suministro de sangre:

Nueva Gripe A(H1N1)

01/05/2009

a1h1.jpg

No se trata de un nuevo subtipo de virus de gripe A en humanos, ya que se ha detectado una combinación de segmentos genéticos única, que no había sido previamente identificada ¹. El H1N1 actual mezcla dos cepas porcinas, una cepa aviar y una cepa humana. Es distinto del virus H1N1 de la gripe normal o estacional, un virus de origen humano que circula en todo el mundo. Esto hace que esta nueva cepa de virus porcino sea substancialmente diferente y que una gran proporción de la población sea susceptible a la infección.

Diferentes pandemias de gripe se han desarrollado durante el siglo XX: en 1918 (gripe porcina o española), en 1957 (gripe asiática) y en 1968 (la gripe de Hong Kong), provocadas por la cepas H1N1, H2N2 y H3N2 respectivamente. Más recientemente, ya en el siglo XXI, tuvo trascendencia la infección por el virus de la gripe aviar ² (H5N1).

Su transmisión es por vía aérea y por contacto. No existen pruebas claras de su transmisión a través de transfusión de componentes sanguíneos de personas afectadas. Las habituales medidas que se aplican a la gripe estacional en cuanto a la selección y aceptación del donante, serían, de momento, suficientes ³, junto a la exclusión de la donación, durante cierto tiempo, de aquellas personas que han viajado a las zonas de más riesgo (México y EE.UU.) o han convivido con esas personas.

Información sobre la Nueva Gripe provocada por el virus A(H1N1):

  1. Trifonov V, Khiabanian H, Greenbaum B, Rabadan R. The origin of the recent swine influenza A(H1N1) virus infecting humans. Euro Surveill. 2009;14(17):pii=19193. 
  2. Comite Científico para la Seguridad Transfusional, “Pandemia de Gripe Aviar y Transfusión”, octubre 2006. MSCyPS.
  3. http://www.fda.gov/cber/flu/h1n1bldsafety.htm
A %d blogueros les gusta esto: