Imagen

La Unidad de Hemovigilancia  del Área de Hemoterapia, del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, al fín ha hecho público el “Informe de Hemovigilancia del año 2011“.

A resaltar en este último informe:

  1. El número de componentes transfundidos anuales ha sido inferior: 1.968.769 componentes sanguíneos transfundidos durante el 2011 (2.003.327 en el 2010).
  2. El 48% de los hospitales con servicios de transfusión, han realizado alguna notificación (47% en el 2010).
  3. Se han comunicado 2.572 incidentes relacionados con la transfusión (2.317 en el 2010), lo que supone una tasa de notificación de 13,8 por cada 10.000 componetes transfundidos (12,4 en el 2010).
  4. La tasa de incidentes de gravedad e imputabilidad probable o segura fue de 6,5 por cada 100.000 unidades transfundidas (5,8 en el 2010).
  5. Se comunicaron tres fallecimientos relacionados con la transfusión de algún componente sanguíneo: dos debidos a reacciones hemolíticas transfusionales por error en la administración de componentes (una por incompatibilidad ABO y otra por otros aloanticuerpos) y el tercero por una  lesión pulmonar aguda relacionada con la transfusión en un receptor de diferentes componentes sanguíneos (hematíes, plasma y plaquetas).
  6. Aumento en la notificación de los casos de Edema Pulmonar Cardiogénico Asociado a Transfusión ( 59 en el 2011 por 38 en el 2010)
  7. En cuanto a la donación existe una estabilidad, desde el año 2008, en la detección de serología positiva para el VIH en las donaciones analizadas (8,4 por cada 100.000 donaciones) y descenso en la del VHC y  de la del VHB.

BIBLIOGRAFÍA.

1. Informe Estatal de Hemovigilancia 2011, Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Diciembre 2012.

Anuncios

Por fín la Unidad de Hemovigilancia del Área de Hemoterapia del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad  ha hecho público el “Informe de Hemovigilancia del año 2010“.

Resaltar en este último informe, a parte del cambio en la definición de lesión pulmonar aguda asociada a transfusión (en la que se ha retirado la necesidad de demostrar la presencia de anticuerpos anti HLA y/o antineutrófilo en el donante y receptor, quedando únicamente el cuadro clínico), varias cosas más:

  1.  El número de componentes transfundidos anuales se mantiene más o menos estable: 2.003.327 componentes sanguíneos transfundidos durante el 2010 (2.015.408 en el 2009).
  2. El  47% de los hospitales con servicios de transfusión, han realizado alguna notificación.
  3. Se han comunicado 2.317 incidentes relacionados con la transfusión (2.252 en el 2009) , lo que supone una tasa de notificación de 12,4 por cada 10.000 componetes transfundidos.
  4. La tasa de incidentes de gravedad e imputabilidad probable o segura fue de 5,8 por cada 10.000 unidades transfundidas.
  5.  Se comunicaron cuatro fallecimientos relacionados con la transfusión de algún componente sanguíneo: dos reacciones hemolíticas transfusionales  por incompatibilidad ABO (error en la administración de componentes), una lesión pulmonar aguda relacionada con la transfusión y un edema pulmonar cardiogénico.
  6. En cuanto a la donación existe una estabilidad, desde el año 2008, de la detección de serología positiva para el VIH en las donaciones analizadas (9 por cada 100.000 donaciones). Descenso en la del VHC y estabilidad de la del VHB.

Nos anuncian un acuerdo del Comité Científico de Seguridad Transfusional (CCST) adoptado… ¡¡en julio del 2011!!:

Como medida preventiva para disminuir la incidencia de lesión pulmonar aguda relacionada con la transfusión (LPART/TRALI), se recomienda el empleo de plasma exclusivamente de donantes varón para uso transfusional.

El CCST considera oportuno recomendar el empleo exclusivo de  plasma procedente de donante masculino para uso transfusional, si bien se quiere insistir, una vez más, en la necesidad de una valoración rigurosa de la indicación en cada caso y situación, teniendo en cuanta el riesgo/beneficio y las posibles alternativas al uso del plasma“.

BIBLIOGRAFÍA.

1. Informe Estatal de Hemovigilancia 2010, Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. Noviembre 2011.

Más sobre el XMRV

02/07/2010

La revista Retrovirology publicó ayer los resultados de un trabajo dirigido por Switzer, WM et al., vinculado a los Centers for Desease Control and Prevention (CDC),  sobre la posible relación entre la infección por el virus xenotrópico relacionado con el virus de la leucemia murina (XMRV) y el síndrome de fatiga crónica (SFC/EM). Sus conclusiones son categóricas: no se han encontrado pruebas de infección por XMRV en la población estudiada estadounidense con SFC/EM ni en los controles sanos, tanto por serología como por biología molecular.  Los análisis se han realizado en el CDC, en el Instituto Robert Koch de Alemania y en el Blood Systems Research Institute de San Francisco.


BIBLIOGRAFÍA

  1. Switzer WM, Jia H, Hohn O, Zheng H, et al. Absence of evidence of Xenotropic Murine Leukemia Virus-related virus infection in persons with Chronic Fatigue Syndrome and healthy controls in the United States. Retrovirology 2010, 7:57 doi:10.1186/1742-4690-7-57

XMRV y AABB

20/06/2010

XMRVXMRVXMRV

XMRVXMRVXMRVLa American Asociation of Blood Banks (AABB), en su boletín del pasado 18 de junio, recomienda, como medida cautelar  y hasta disponer de datos más  concluyentes, que las personas diagnosticadas de SFC/EM no den sangre. No obstante reitera que se trata de una recomendación y que no existe una regulación explícita en EE.UU. que excluya a ese tipo de donantes.

XMRV y transfusión

08/04/2010

Otro personaje inesperado se ha colado en el mundo de la transfusión de componentes sanguíneos. Se trata de un retrovirus, del género gammaretrovirus: el virus xenotrópico relacionado con el virus de la leucemia murina (XMRV).Aislado por primera vez en humanos en el año 2006 y concretamente en tejido prostático neoplásico [1], se ha vinculado, con posterioridad, al llamado síndrome de fatiga crónica (SFC/EM), desde que en el 2009 un grupo de investigación americano, en un artículo publicado en Science [2], lo hallara en el 67% de pacientes afectos de ese síndrome, y con el cáncer de próstata agresivo [3], desde que en otro artículo, otro grupo también americano,  lo identificara en el tejido tumoral prostático en el 27% de los pacientes estudiados.Por el contrario tres artículos recientes de grupos europeos, no han encontrado el virus XMRV en pacientes diagnosticados de SFC/EM [4] [5] [6]. La prevalencia de XMRV en el cáncer de próstata en Europa es incierta: mientras un grupo alemán registra la presencia de XMRV en tejido próstatico humano [7],  otro no la detecta [8].Hoy por hoy si la asociación de el XMRV con esas dos patologías es causal o está influida por la variabilidad geográfica de la prevalencia del virus o una mayor susceptibilidad a la infección viral en determinados individuos, se desconoce.Como también se desconoce la prevalencia de la posible infección en humanos, así como la via de transmisión. Por ahora, el riesgo de transmisión viral por transfusión es teórico, si bien otros retrovirus (VIH y HTLV) sí que lo son claramente por vía sanguinea.En EE.UU. la repercusión mediática es importante, habiéndose creado un grupo de trabajo sobre el virus XMRV y su implicación  en la donación y transfusión en la American Association of Blood Banks. De momento no han emitido ninguna recomendación especifica que descarte la donación de las personas con enfermedades potencialmente asociadas con la infección por el XMRV. Mientras, en Canadá, el Canadian Blood Services, sí que ha decidido excluir de la donación a aquellos donantes que han sido diagnosticados de SFC/EM.En España, el Grupo de Trabajo sobre Enfermedades Transmisibles por Transfusión de la Sociedad Española de Transfusión y Terapia Celular emitió un claro comunicado sobre el XMRV y el SFC/EM, no contraindicando la donación.BIBLIOGRAFÍA

  1. Urisman A, Molinaro RJ, Fischer N, Plummer SJ, et al. Identification of a novel Gammaretrovirus in prostate tumors of patients homozygous for R462Q RNASEL variant. PLoS Pathog. 2006 Mar;2(3):e25.
  2. Lombarda VC, Ruscetti FW, Das Gupta J et al. Detection of an infectious retrovirus, XMRV, in blood cells of patients with chronic fatigue syndrome. Science 2009; 326: 530-531.
  3. Schlaberg R, Choe DJ, Brown KR, et al. XMRV is present in malignant prostatic epithelium and is associated with prostate cancer, especially high-grade tumors. Proc Natl Acad Sci U S A. 2009;106:16351-16361.
  4. Erlwein O, Kaye S, McClure MO, Weber J, Wills G, et al. Failure to detect the novel retrovirus XMRV in chronic fatigue syndrome. PLoS One 5 2010: e8519.
  5. Groom HCT, Boucherit VC, Makinson K, Randal E, Baptista S, et al. (2010) Absence of xenotropic murine leukaemia virus-related virus in UK patients with chronic fatigue syndrome. Retrovirology 7: 10.1186/1742-4690-1187-1110.
  6. van Kuppeveld FJ, Jong AS, Lanke KH, Verhaegh GW, Melchers WJ, et al. (2010) Prevalence of xenotropic murine leukaemia virus-related virus in patients with chronic fatigue syndrome in the Netherlands: retrospective analysis of samples from an established cohort. BMJ 340: c1018.
  7. Fischer N, Hellwinkel O, Schulz C, Chun FK, Huland H, et al. (2008) Prevalence of human gammaretrovirus XMRV in sporadic prostate cancer. J Clin Virol 43: 277–283.
  8. Hohn O, Krause H, Barbarotto P, Niederstadt L, Beimforde N, et al. (2009) Lack of evidence for xenotropic murine leukemia virus-related virus(XMRV) in German prostate cancer patients. Retrovirology 6: 92.

 

Se ha hecho público el Informe Estatal de Hemovigilancia del año 2006, en el que se recogen los incidentes relacionados con la transfusión y con la donación de sangre, notificados por la red estatal de hemovigilancia.

Durante el año 2006 se transfundieron en España 2. 2o2.o57 componentes sanguíneos: 1.477.288 unidades de hematíes, 476.496 unidades de plaquetas, 248.052 unidades de plasma fresco congelado y 221 unidades de sangre total. 

Se notificaron un total de 1.500 incidentes transfusionales : 1.032 relacionados con la administración de hematíes, 261 con la de plaquetas, 180 con plasma, 24 con sangre total y 3 con multicomponentes. De esos 1.500 incidentes, 1.143 son reacciones adversas, 114 errores en la administración de componentes y 243 los denominados “casi incidentes”.

Del total de los incidentes notificados, un 87% fueron considerados leves (aquellos que no provocaron manisfestaciones clínicas o estas fueron inmediatas y sin riesgo vital para el receptor) y un 9% graves (aquellos que provocaron signos inmediatos con riesgo vital, morbilidad a largo plazo o la muerte del paciente); no se tuvo constancia de la gravedad en un 4% de los incidentes.

La causa grave más frecuentemente notificada fue el edema pulmonar no cardioigénico -EPNC- (32 notificaciones), seguido del edema pulmonar cardiogénico -EPC- (28 notificaciones) y la infección bacteriana (15 notificaciones).

Los casos de fallecimiento producidos con imputabilidad probable o segura al componente sanguíneo administrado fueron 5: una incompatibilidad ABO (tras la admistración de hematíes) y una sepsis por Klebsiella oxytocica (tras la administración de plaquetas), con imputabilidad segura. Una reacción alérgica (secundaria a una transfusión de plasma) y dos EPNC (tras la administración de hematíes y plaquetas), con imputabilidad probable.

Sigue llamando la atención los errores transfusionales producidos en la administración de componentes: 114 incidentes notificados (el 8% del total). De los 114 incidentes notificados, un 87% fueron considerados leves, un 15% fueron graves y no consta la gravedad en un 4%. De los 114 errores en la administración de componentes, 33 lo fueron por incompatibilidad ABO y 11 por administración inapropiada de componentes (productos no irradiados).

Los indicadores de las reacciones adversas más significativas, de acuerdo a esas cifras, sería la de 2 fallecimientos por millón de transfusiones, 2 infecciones bacterianas transmitidas por cada millón de componentes transfundidos, 7 EPNC por millón y 10 EPC por millón de transfusiones.

En cuanto a los incidentes relacionados con la donación, se notificaron 4.921 incidentes. De ellos, un 4% fueron considerados graves: reacción vasovagal de recuperación lenta (128 casos), mareo grave con convulsiones y/o tetania (10), traumatismo por caída tras cuadro vasovagal (8).

Bibliografia:

  1. Informe estatal de hemovigilancia 2006. Unidad de Hemovigilancia. Área de Hemoterapia. MSyC. En: Boletín SETS 2007; 66: 3-9
A %d blogueros les gusta esto: