HV2012

En diciembre de 2013, y con un año de retraso (como es habitual e incomprensible), el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, hizo público el Informe Estatal de Hemovigilancia correspondiente al año 2012.

Destaco del mismo y en resumen:

1º  Se transfundieron 1.922.065 componentes sanguíneos (1.540.022 hematíes, 187.632 unidades terapéuticas de plaquetas y 194.431 unidades de plasma).
2º  El número de hospitales notificadores subió al 61%.
3º  Se comunicaron 2.909 incidentes relacionados con la transfusión (2.066 sospechas de reacción transfusional, 179 errores en la administración de componentes y 664 casi incidentes) lo que supuso una tasa de notificación del 15,5/10.000 unidades transfundidas.
4º  La tasa de incidentes graves con imputabilidad alta fue del 6,9 por cada 100.000 unidades transfundidas.
5º Se comunicaron 4 fallecimientos relacionados con la transfusión de componentes sanguíneos (todos por la transfusión de concentrado de hematíes): dos por edema agudo pulmonar cardiogénico (causa que sigue incrementándose), uno por lesión pulmonar aguda relacionada con la transfusión y una reacción hemolítica transfusional por incompatibilidad ABO.
6º El error en la administración de componentes, con 179 incidentes, siguió siendo una causa importante de incidentes (uno de los fallecimiento se produjo por una transfusión ABO incompatible y subsiguiente reacción hemolítica fatal).
7º Por lo que se refiere a la Donación de sangre, se registraron 1.757.940 donaciones y continúa la tendencia a la baja de los tres marcadores infecciosos (VIH, VHB y VHC) con un muy ligero incremento del VHC.

Como epílogo,  no me canso de recordar que la seguridad transfusional comienza por una correcta indicación de la transfusión.

BIBLIOGRAFÍA.

1. Informe Estatal de Hemovigilancia 2012. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Diciembre 2013.

Imagen

La Unidad de Hemovigilancia  del Área de Hemoterapia, del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, al fín ha hecho público el “Informe de Hemovigilancia del año 2011“.

A resaltar en este último informe:

  1. El número de componentes transfundidos anuales ha sido inferior: 1.968.769 componentes sanguíneos transfundidos durante el 2011 (2.003.327 en el 2010).
  2. El 48% de los hospitales con servicios de transfusión, han realizado alguna notificación (47% en el 2010).
  3. Se han comunicado 2.572 incidentes relacionados con la transfusión (2.317 en el 2010), lo que supone una tasa de notificación de 13,8 por cada 10.000 componetes transfundidos (12,4 en el 2010).
  4. La tasa de incidentes de gravedad e imputabilidad probable o segura fue de 6,5 por cada 100.000 unidades transfundidas (5,8 en el 2010).
  5. Se comunicaron tres fallecimientos relacionados con la transfusión de algún componente sanguíneo: dos debidos a reacciones hemolíticas transfusionales por error en la administración de componentes (una por incompatibilidad ABO y otra por otros aloanticuerpos) y el tercero por una  lesión pulmonar aguda relacionada con la transfusión en un receptor de diferentes componentes sanguíneos (hematíes, plasma y plaquetas).
  6. Aumento en la notificación de los casos de Edema Pulmonar Cardiogénico Asociado a Transfusión ( 59 en el 2011 por 38 en el 2010)
  7. En cuanto a la donación existe una estabilidad, desde el año 2008, en la detección de serología positiva para el VIH en las donaciones analizadas (8,4 por cada 100.000 donaciones) y descenso en la del VHC y  de la del VHB.

BIBLIOGRAFÍA.

1. Informe Estatal de Hemovigilancia 2011, Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Diciembre 2012.

En la Semana Europea contra la Leucemia y vía Fundación Josep Carreras contra la leucemia  

Dona médula ósea. Dona vida. Guía del donante de médula ósea *.PDF

Guía visual :


MTyH en Netvibes

10/04/2011


Netvibes es un escritorio virtual totalmente configurable mediante “widgets”, ideal para reunir enlaces a sitios de interés, facilitando así la actualización.
Medicina Transfusional y Hemoterapia [MTyH]||TransfusionMed” ha creado su propio Netvibes con enlaces a los sitios (revistas, blogs, entidades, etc.) que puedan tener interés para nuestro trabajo: la medicina en general y  la hematología y hemoterapia en particular.
Espero que sea de utilidad.
Aquí os dejo el enlace: http://www.netvibes.com/transfusionmed#Principal

Tuits de la semana

10/04/2011

He aquí una selección de los últimos tuits de TransfusionMed:

 

Recientemente el British Journal of Hematology,  publicó una guía sobre “Tromboembolismo venoso relacionado con los viajes de larga duración“. Las conclusiones son las siguientes:

  • Los viajes de larga duración se consideran un factor de riesgo débil para el desarrollo de un tromboembolismo venoso (TEV). La incidencia de TEV,  tras un vuelo de más de 4 horas de duración, es de 1 entre 4656 y para los vuelos de más de 8 horas, en pasajeros en riesgo bajo e intermedio, es de alrededor del 0,5%.
  • Tras un vuelo de más de 12 horas, la probabilidad de desarrollar una embolia pulmonar sintomática severa es de 5 por millón.
  • Un TEV puede ser atribuible al viaje si éste se produce  hasta 8 semanas después de viajar.
  • El riesgo de trombosis relacionada con los viajes es mayor en individuos con factores de riesgo pre-existentes para el desarrollo de un TEV.
  • No existe evidencia de asociación entre deshidratación y el TEV relacionado con viajes. Así, mientras  el mantenimiento de una buena hidratación es improbable que sea nocivo, no puede ser recomendada como estrategia para la prevención de la trombosis (recomendación de grado 2, nivel de evidencia B).
  • Existe la evidencia indirecta de que mantener la movilidad puede prevenir el TEV  y, en vista de la patogenia probable del TEV relacionado con los viajes,  la movilidad durante el viaje es una medida profiláctica razonable para los viajeros en viajes de más de 3 horas (2B).
  • El uso general de medias de compresión y anticoagulantes para los viajes de larga distancia, no está indicado (1C).
  • La evaluación de riesgos debe hacerse de forma individual pero, probablemente, la cirugía mayor reciente (en el mes previo),  la existencia de neoplasia activa,  el antecedente de un TEV idiopático, el antecedente de un TEV anterior relacionado con un viaje, sin ningún factor de riesgo temporal asociado, o la presencia de más de un factor de riesgo de trombofilia,  identifica a aquellos viajeros con un mayor riesgo de trombosis (1C).
  • Los viajeros considerados de alto riesgo de trombosis que deben realizar viajes de más de 3 horas de duración,  deberían usar medias de compresión por debajo de la rodilla (2B).
  • En caso de ser necesaria una profilaxis farmacológica, se considera apropiado el uso de anticoagulantes en vez de antiagregantes, basándose en la observación de que, en otros escenarios clínicos, proporcionan una tromboprofilaxis más eficaz. Es necesario valorar las contraindicaciones habituales a cualquier forma de tromboprofilaxis (2C).

Bibliografía:

  • Watson HG, Trevor PB “Guidelines on travel-related venous thrombosis”. British Journal of Hematology (152) 2011 ; 31-34. (*.pdf en www.bcshguidelines.com)

El Síndrome del linfocito pasajero (SLP) es una variante de la enfermedad injerto contra  huésped (EICH),  en la que los linfocitos del donante, trasplantados a la vez que el injerto, producen anticuerpos frente a los antígenos de los hematíes del receptor, causando destrucción de los mismos  (hemólisis). Puede ocurrir tanto en el trasplante de órganos sólidos como en el trasplante de precursores hematopoyéticos. Generalmente se producen anticuerpos frente al sistema ABO, aunque también se ha descrito con otros sistemas sanguíneos: Rh, principalmente, así como frente a los sistemas  Kell, Kidd y Duffy.

El SLP se manifiesta transcurridas 1-3 semanas del trasplante y se asocia con  signos bioquímicos de hemólisis (anemia, hiperbilirrubinemia, con incremento de la bilirrubina indirecta, disminución de la haptoglobina, aumento de la LDH, …) y una prueba de Coombs directa (prueba de antiglobulina directa) positiva . La anemia suele ser leve pero, en ocasiones puede provocar una insuficiencia renal, coagulación intravascular diseminada y fallo multiorgánico.

Por lo general,  la detección de los anticuerpos del donante frente al sistema ABO del paciente es transitoria y desaparece en meses. Sin embargo los anticuerpos anti-D pueden detectarse incluso habiendo transcurrido más de un año.

El tratamiento se basa en soporte transfusional, respetando el grupo del donante y asumiendo la compatibilidad ABO. En ocasiones se han empleado inmunoglobulina intravenosa, plasmaféresis o inmunoterapia con anticuerpos monoclonales, como el rituximab.

A %d blogueros les gusta esto: