HV2012

En diciembre de 2013, y con un año de retraso (como es habitual e incomprensible), el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, hizo público el Informe Estatal de Hemovigilancia correspondiente al año 2012.

Destaco del mismo y en resumen:

1º  Se transfundieron 1.922.065 componentes sanguíneos (1.540.022 hematíes, 187.632 unidades terapéuticas de plaquetas y 194.431 unidades de plasma).
2º  El número de hospitales notificadores subió al 61%.
3º  Se comunicaron 2.909 incidentes relacionados con la transfusión (2.066 sospechas de reacción transfusional, 179 errores en la administración de componentes y 664 casi incidentes) lo que supuso una tasa de notificación del 15,5/10.000 unidades transfundidas.
4º  La tasa de incidentes graves con imputabilidad alta fue del 6,9 por cada 100.000 unidades transfundidas.
5º Se comunicaron 4 fallecimientos relacionados con la transfusión de componentes sanguíneos (todos por la transfusión de concentrado de hematíes): dos por edema agudo pulmonar cardiogénico (causa que sigue incrementándose), uno por lesión pulmonar aguda relacionada con la transfusión y una reacción hemolítica transfusional por incompatibilidad ABO.
6º El error en la administración de componentes, con 179 incidentes, siguió siendo una causa importante de incidentes (uno de los fallecimiento se produjo por una transfusión ABO incompatible y subsiguiente reacción hemolítica fatal).
7º Por lo que se refiere a la Donación de sangre, se registraron 1.757.940 donaciones y continúa la tendencia a la baja de los tres marcadores infecciosos (VIH, VHB y VHC) con un muy ligero incremento del VHC.

Como epílogo,  no me canso de recordar que la seguridad transfusional comienza por una correcta indicación de la transfusión.

BIBLIOGRAFÍA.

1. Informe Estatal de Hemovigilancia 2012. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Diciembre 2013.

Anuncios

Imagen

La Unidad de Hemovigilancia  del Área de Hemoterapia, del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, al fín ha hecho público el “Informe de Hemovigilancia del año 2011“.

A resaltar en este último informe:

  1. El número de componentes transfundidos anuales ha sido inferior: 1.968.769 componentes sanguíneos transfundidos durante el 2011 (2.003.327 en el 2010).
  2. El 48% de los hospitales con servicios de transfusión, han realizado alguna notificación (47% en el 2010).
  3. Se han comunicado 2.572 incidentes relacionados con la transfusión (2.317 en el 2010), lo que supone una tasa de notificación de 13,8 por cada 10.000 componetes transfundidos (12,4 en el 2010).
  4. La tasa de incidentes de gravedad e imputabilidad probable o segura fue de 6,5 por cada 100.000 unidades transfundidas (5,8 en el 2010).
  5. Se comunicaron tres fallecimientos relacionados con la transfusión de algún componente sanguíneo: dos debidos a reacciones hemolíticas transfusionales por error en la administración de componentes (una por incompatibilidad ABO y otra por otros aloanticuerpos) y el tercero por una  lesión pulmonar aguda relacionada con la transfusión en un receptor de diferentes componentes sanguíneos (hematíes, plasma y plaquetas).
  6. Aumento en la notificación de los casos de Edema Pulmonar Cardiogénico Asociado a Transfusión ( 59 en el 2011 por 38 en el 2010)
  7. En cuanto a la donación existe una estabilidad, desde el año 2008, en la detección de serología positiva para el VIH en las donaciones analizadas (8,4 por cada 100.000 donaciones) y descenso en la del VHC y  de la del VHB.

BIBLIOGRAFÍA.

1. Informe Estatal de Hemovigilancia 2011, Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Diciembre 2012.

En abril del 2010 empezábamos a hablar del XMRV , su probable asociación con el síndrome de fatiga crónica y su posible transmisión asociada a la transfusión de componentes sanguíneos.

Han pasado poco más de 2 años desde la publicación del artículo original en Science  y ante la imposibilidad de reproducir los mismos resultados por otros equipos de investigadores,  la aparición de evidencia de una  contaminación en los laboratorios y en los reactivos por el XMRV , incluso la  manipulación de ilustraciones  del trabajo, han llevado a la revista Science a la retracción y retirada del polémico artículo:

“Teniendo en cuenta todas estas cuestiones, Science ha perdido la confianza en el Trabajo y en la validez de sus conclusiones. Tomamos nota de que la mayoría de los autores están de acuerdo, en un principio, en retirar el Trabajo, pero no han podido llegar a un acuerdo en la redacción de su declaración.   Science opina que una retractación firmada por todos los autores es poco probable que se consiga. Estamos redactando el Informe de retracción. Lamentamos el tiempo y los recursos que la comunidad científica ha dedicado en los intentos fallidos de reproducir estos resultados.”

Otras circunstancias, como el despido e incluso la detención de la investigadora principal, por apropiarse, y devolver más tarde, los cuadernos de notas tras el despido, han contribuido a añadir “morbo” al polémico estudio.

El pasado  octubre del 2011, en el congreso de la American Asociation of Blood Banks (AABB), se hizo público un estudio, de la American Red Cross, tanto en donantes de sangre como en pacientes diagnosticados de síndrome de fatiga crónica, en la que no se pudo demostrar la transmisión, a través de la transfusión de los componentes sanguíneos, del virus XMRV.

Mientras, los pacientes afectos de síndrome de fatiga crónica han perdido una esperanza para ponerle nombre y apellidos al origen de su enfermedad.

Adenda:

Hoy, 26 de diciembre, los autores de otro artículo , publicado en agosto de 2010 en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS),  en que se ligaba el XMRV en pacientes con  síndrome de fatiga crónica y donantes de sangre, también se retractaban.

La Lesión Pulmonar Aguda Relacionada con Transfusión (LPART; en inglés TRALI, Transfusion-Related Acute lung Injury) está considerada en la actualidad una de las mayores causas de morbimortalidad asociada con la transfusión.

Recientemente, como ya se comentó en el post anterior,  el Comité Científico de Seguridad Transfusional ha lanzado una recomendación con el fín de disminuir la incidencia de la LPART en nuestro país  (aunque en los últimos años ha permanecido estable, seguramente debido a su infradiagnóstico).

Además, en el último Informe de Hemovigilancia correspondiente al año 2010,  se cambia la definición de LPART y ya no resulta imprescindible las pruebas de laboratorio (presencia de anticuerpos anti HLA y antineutrófilo en el donante y antígenos compatibles en el receptor) para diagnosticarla.

En nuestra comunidad, Baleares,  todos los componestes sanguíneos (hematíes, plaquetas y plasma) están  leucorreducidos. Las plaquetas, tanto de aféresis como las provenientes de capa leucoplaquetar, se obtienen en solución aditiva y además están fotoinactivadas con amotosaleno y luz ultravioleta A y, desde septiembre, se transfunde mayoritariamente plasma de varón.

Dejo una sesión que dimos conjuntamente, a principio de septiembre en nuestro centro,  mi compañera Teresa Jiménez-Marco y un servidor sobre la LPART.

Por fín la Unidad de Hemovigilancia del Área de Hemoterapia del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad  ha hecho público el “Informe de Hemovigilancia del año 2010“.

Resaltar en este último informe, a parte del cambio en la definición de lesión pulmonar aguda asociada a transfusión (en la que se ha retirado la necesidad de demostrar la presencia de anticuerpos anti HLA y/o antineutrófilo en el donante y receptor, quedando únicamente el cuadro clínico), varias cosas más:

  1.  El número de componentes transfundidos anuales se mantiene más o menos estable: 2.003.327 componentes sanguíneos transfundidos durante el 2010 (2.015.408 en el 2009).
  2. El  47% de los hospitales con servicios de transfusión, han realizado alguna notificación.
  3. Se han comunicado 2.317 incidentes relacionados con la transfusión (2.252 en el 2009) , lo que supone una tasa de notificación de 12,4 por cada 10.000 componetes transfundidos.
  4. La tasa de incidentes de gravedad e imputabilidad probable o segura fue de 5,8 por cada 10.000 unidades transfundidas.
  5.  Se comunicaron cuatro fallecimientos relacionados con la transfusión de algún componente sanguíneo: dos reacciones hemolíticas transfusionales  por incompatibilidad ABO (error en la administración de componentes), una lesión pulmonar aguda relacionada con la transfusión y un edema pulmonar cardiogénico.
  6. En cuanto a la donación existe una estabilidad, desde el año 2008, de la detección de serología positiva para el VIH en las donaciones analizadas (9 por cada 100.000 donaciones). Descenso en la del VHC y estabilidad de la del VHB.

Nos anuncian un acuerdo del Comité Científico de Seguridad Transfusional (CCST) adoptado… ¡¡en julio del 2011!!:

Como medida preventiva para disminuir la incidencia de lesión pulmonar aguda relacionada con la transfusión (LPART/TRALI), se recomienda el empleo de plasma exclusivamente de donantes varón para uso transfusional.

El CCST considera oportuno recomendar el empleo exclusivo de  plasma procedente de donante masculino para uso transfusional, si bien se quiere insistir, una vez más, en la necesidad de una valoración rigurosa de la indicación en cada caso y situación, teniendo en cuanta el riesgo/beneficio y las posibles alternativas al uso del plasma“.

BIBLIOGRAFÍA.

1. Informe Estatal de Hemovigilancia 2010, Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. Noviembre 2011.

El Síndrome del linfocito pasajero (SLP) es una variante de la enfermedad injerto contra  huésped (EICH),  en la que los linfocitos del donante, trasplantados a la vez que el injerto, producen anticuerpos frente a los antígenos de los hematíes del receptor, causando destrucción de los mismos  (hemólisis). Puede ocurrir tanto en el trasplante de órganos sólidos como en el trasplante de precursores hematopoyéticos. Generalmente se producen anticuerpos frente al sistema ABO, aunque también se ha descrito con otros sistemas sanguíneos: Rh, principalmente, así como frente a los sistemas  Kell, Kidd y Duffy.

El SLP se manifiesta transcurridas 1-3 semanas del trasplante y se asocia con  signos bioquímicos de hemólisis (anemia, hiperbilirrubinemia, con incremento de la bilirrubina indirecta, disminución de la haptoglobina, aumento de la LDH, …) y una prueba de Coombs directa (prueba de antiglobulina directa) positiva . La anemia suele ser leve pero, en ocasiones puede provocar una insuficiencia renal, coagulación intravascular diseminada y fallo multiorgánico.

Por lo general,  la detección de los anticuerpos del donante frente al sistema ABO del paciente es transitoria y desaparece en meses. Sin embargo los anticuerpos anti-D pueden detectarse incluso habiendo transcurrido más de un año.

El tratamiento se basa en soporte transfusional, respetando el grupo del donante y asumiendo la compatibilidad ABO. En ocasiones se han empleado inmunoglobulina intravenosa, plasmaféresis o inmunoterapia con anticuerpos monoclonales, como el rituximab.

Durante el año 2009 se transfundieron en España 1.600.401 unidades de hematíes, 182.332 unidades terapéuticas de plaquetas y 58.181 litros de plasma.
En España existe, desde el año 2007, la obligatoriedad de comunicar las reacciones y los efectos adversos graves relacionados con la sangre y sus componetes. Para ello se conformó una Red Estatal de Hemovigilancia formada por la Unidad de Hemovigilancia del Ministerio de Sanidad, Politica Social e Igualdad, los coordinadores autónomicos de hemovigilancia de cada una de las 17 comunidades y la ciudad autónoma de Melilla y los Centros y Servicios de Transfusión encargada.
Recientemente hemos leído el Informe Estatal de Hemovigilancia correspondiente al año 2009 en el que se recogen los incidentes relacionados con la transfusión, la donación y los efectos adversos ligados a la calidad y seguridad de los componentes durante ese año.
Los “Incidentes relacionados con la transfusión”  se clasifican en tres  grupos: 1.-Reacciones adversas a la Transfusión; 2.- Errores en la administración de componentes y 3.- Incidentes sin efectos o “Casi incidentes”. Cada uno de los incidentes se clasifican, a su vez, de acuerdo a una escala predeterminada, según su gravedad (desde 0: Sin manifestaciones clínicas a 4: muerte del paciente) o imputabilidad (0: excluída o improbable a 3: Segura).Cabe destacar un aumento en el número de notificaciones con respecto al año anterior (2.436 incidentes notificados el 2009 frente a los 1.848 del 2008).Han sido considerados graves un 11% de las reacciones adversas a la transfusión  y un 8% de los errores en la administración de componentes. El 49% de las reacciones adversas lo fueron con alta imputabilidad a la transfusión.
Entre lo más reseñable, se han notificado cuatro fallecimientos: uno con relación “segura” con la transfusión (imputabilidad 3), dos con una relación “probable” (imputabilidad 2) y uno con una relación “posible” (imputabilidad 1).
También se ha notificado 2 transmisiones del virus de la inmunodeficiencia humana con componentes transfundidos en el 2005.
Un 7% (167) de las notificaciones fueron “errores en la administración de componentes”, de ellos, 13 casos fueron considerados graves.
Un 20% (458) de las notificaciones fueron “casi incidentes”.
En cuanto a los “Incidentes relacionados con la donación” el 95% de los registrados han sido considerados leves.
Como final cabe recordar que la seguridad transfusional empieza por “una correcta indicación de la transfusión”  
Bibliografía:

  1. Informe Estatal de Hemovigilancia 2009. Unidad de Hemovigilancia. Área de Hemoterapia. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad.   *. pdf HV2009
A %d blogueros les gusta esto: