El martes, 22 de mayo, la Red para el Desarrollo de Alternativas a la Transfusión (Network for Advancement of Transfusion Alternatives, NATA), animaba a la comunidad  transfusional a revisar la versión provisional del Documento de Consenso sobre el papel de la ferroterapia endovenosa en el manejo de la anemia en cirugía y como herramienta para reducir la transfusión alogénica.

El documento, en el que participan como expertos dos españoles de relevancia en esta cuestión, los Doctores Muñoz  y García-Erce, se basa en una revisión sistemática de la literatura médica publicada sobre el tema. Las recomendaciones se formulan empleando la metodología propuesta por el grupo de trabajo GRADE, clasificando la calidad de la “evidencia” y “fuerza” de las recomendaciones.

La conclusión principal, es que, tras buscar y analizar sistemáticamente diferentes estudios y trabajos sobre el tema, sólo se recomienda la administración endovenosa de hierro, y de forma peroperatoria, a aquellos pacientes que van a ser sometidos a cirugía ortopédica y en los que se prevé un sangrado importante  (recomendación basada en evidencias de media y baja calidad).

Interesantes son las recomendaciones del comité de expertos, sobre lo que se consideraría una buena praxis del manejo de la anemia en el paciente quirúrgico.

El documento está abierto a sugerencias hasta el 22 de junio. Es preciso estar registrado (el registro es gratuíto) para poder acceder al documento.

  1. Beris Ph, Muñoz M, García-Erce JA, et al. Anemia Management in Surgery -Consensus Statement on the Role of Intravenous Iron. Nataonline. [Publicado on line el 22 de mayo 2007]
  2. Atkins D, Best D, Briss PA, Eccles M, Falck-Ytter Y, et al. Grading quality of evidence and strength of recommendations. BMJ 328, 2004 :1490-1497

Enlaces relacionados: GRADE working group | GRADE también en español

Eritropoyetinas

28/04/2007

El tratamiento con eritropoyetina (EPO) tiene sus indicaciones en el tratamiento de la anemia secundaria a la insuficiencia renal, en la ocasionada por tratamientos quimioterápicos con el fin de reducir los requerimientos transfusionales de esos pacientes, para incrementar la producción de sangre autóloga en pacientes incluidos en programas predonación y con el fin de disminuir la necesidad de transfusiones de sangre alogénica en pacientes que van a ser sometidos a cirugía mayor, en los que se considere que existe un riesgo elevado de complicaciones transfusionales.

El pasado 16 de abril, los fabricantes de agentes estimulantes de la eritropoyesis (epoetina alfa y darbepoetina alfa), han matizado las indicaciones de sus productos tras la aparición de varios estudios en los que se detectaron un incremento de efectos secundarios a su administración cuando los pacientes eran tratados con EPOs para conseguir o mantener niveles de hemoglobinas siempre superiores a 12 gr/dL.

  • Se deben emplear dosis de epoetina alfa en cantidades mínimas suficientes para producir un incremento mínimo tal, en la cifra de hemoglobina, que evite la transfusión. El nivel de hemoglobina, durante el tratamiento con agentes estimulantes de la eritropoyesis, no superará los 12 gr/dL.
  • Los pacientes previamente tratados con epoetina alfa, antes de una intervención quirúrgica, con la finalidad de disminuir la necesidad de una transfusión de sangre alogénica, deberán recibir profilaxis antitrombótica para reducir la incidencia de episodios trombóticos.
  • Las EPOs incrementan el riesgo de muerte y de efectos adversos cardiovasculares en pacientes neoplásicos o con insuficiencia renal cuando se intenta alcanzar niveles de hemoglobina superiores a 12 g/dL.
  • Se ha observado un incremento en el riesgo de muerte en pacientes neoplásicos con enfermedad activa que, sin realizar ningun tratamiento quimioterápico ni radioterápico, recibían EPO para conseguir cifras de  hemoglobina de 12 g/dL. Las EPOs no están indicadas en esta situación.
  • Los agentes estimulantes de la eritropoyesis disminuyen el tiempo de progresión del tumor en aquellos pacientes con cáncer de cabeza y cuello que únicamente reciben tratamiento radioterápico, acaeciendo todavía de forma más temprana en aquellos pacientes que reciben EPO para alcanzar niveles de hemoglobina superiores a 12 g/dL.
  • Un mayor riesgo de fallecimiento se observó en aquellos pacientes con cáncer de mama metastásico en tratamiento quimioterápico y que también recibían EPO para conseguir niveles de hemoglobina superiores a 12 g/dL. 

En resumen, epoetina alfa y darbepoetina alfa no deben ser usados en aquellos pacientes neoplásicos cuya anemia no sea consecuencia del tratamiento quimioterápico. A los pacientes tratados debe realizarse un seguimiento para asegurarse de que su nivel de hemoglobina no supera los 12 g/dL.

La información completa en Health Canada.

A %d blogueros les gusta esto: