Virus del Nilo Occidental y Donación

20/10/2010


La infección por el virus del Nilo Occidental (VNO) provoca la llamada fiebre del Nilo. Es una enfermedad transmitida por la picadura de mosquitos del género Cúlex infectados por este flavivirus. Las aves son los huéspedes  primarios y el principal reservorio. Los seres humanos, caballos y otros vertebrados son huéspedes accidentales.
El 80% de las infecciones en humanos son asintomáticas. Un 20%  de las infecciones cursa con un leve cuadro febril, con cefalea y miálgias, más raramente se acompaña de erupción cutánea y adenopatias. En ocasiones, principalmente en personas mayores o inmunodeprimidos, puede evolucionar a un cuadro neurológico grave tipo encefalitis o meningitis aséptica y llegar a causar la muerte.
Se ha objetivado su transmisión, además de por la picadura del mosquito infectado, de forma ocasional por otras vías: por vía transfusional o por trasplante de órgano sólido (a través de donantes infectados) así como por vía transplacentaria (gestantes infectadas durante la última etapa del embarazo) o tras una exposición accidental al virus.
A principios de septiembre  el Centro Europeo para el Control de Enfermedades Transmisibles (ECDC) informaba de la aparición de nuevos brotes en países europeos.
Dado que la transmisión a través de componentes sanguíneos ocurriría principalmente a partir de donantes asintomáticos infectados, el Comité Científico para la Seguridad Transfusional (CCST) recordaba y recomendaba la exclusión temporal durante 28 días a los potenciales donantes provenientes de los lugares en donde se producen casos humanos de infección por el VNO.
La aparición de varios casos de infección  por el virus del Nilo Occidental (VNO) en la provincia de Cádiz, ha llevado al CCST a emitir una serie de recomendaciones sobre la forma de actuar para minimizar el riesgo de transmisión de la infección a través de las donaciones de sangre y órganos.
Las principales medidas afectarían a aquellas regiones en donde se produjera algún caso de infección por el VNO, debiendo aplicar las siguientes medidas:

  • Delimitar las áreas de riesgo (términos municipales) donde se hayan detectado casos de infección por el VNO en caballos y/o humanos.
  • En las zonas establecidas como de riesgo se deberían aplicar las siguientes medidas:
  1. Analizar, mediante una técnica de detección de acidos nucléicos (NAT) del VNO las donaciones provenientes de esas áreas de riesgo.
  2. Hasta que se analicen todos los componentes sanguíneos, incluso los distribuidos, éstos deben permanecer  en cuarentena.
  3. No se podrán realizar colectas en las zonas de riesgo hasta que se disponga de la técnica NAT para detectar el VNO.
  4. El análisis de las donaciones para la detección del VNO deberá hacerse hasta el final del ciclo de vida del mosquito (normalmente desde junio a noviembre).
  5. Siempre que sea posible, se debería realizar el estudio retrospectivo mediante NAT del VNO en las muestras procedentes de la zona de riesgo que hayan sido transfundidas desde la fecha de los síntomas del primer paciente diagnosticado y confirmado.
  • En cuanto a la selección de donantes:
  1. Se excluirán durante 120 días todos aquellos donantes que hayan sido diagnosticados del VNO y presenten o hayan presentado cuadro clínico sospechoso de posible infección por el VNO.
  2. Se solicitará a los donantes que si durante los 14 días post-donación presentan síntomas del VNO o similares lo comuniquen al centro de donación.

En las áreas consideradas de “no riesgo” bastará con excluir al donante durante un periodo de 28 días desde que  se abandona una zona en la que se detecten casos de transmisión en humanos, aplicando el criterio de la guía “Criterios Básicos para la Selección de Donantes de Sangre y componentes” y el Real Decreto 1088/2005.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: